Limpieza de bolsas de cuero

No cabe duda del uso del cuero como material ampliamente conocido y adorado por muchos en la obtención de diversos tipos de productos. Ya sea un bolso, un abrigo o un par de zapatos o botas, el cuero es uno de los materiales más preferidos y deseados.

Por norma general, los bolsos de piel son especialmente utilizados por empresarios, abogados o ingenieros y arquitectos, hombres o mujeres.

Pero a pesar de que es un producto muy solicitado, muy pocos son los que saben cómo mantener en buen estado una maleta de cuero, ni siquiera el cuidado que se debe tener con un producto de este tipo.

Cuidar una maleta de cuero

Entonces, por mucho tiempo que tenga el cuero, si no se cuida y mantiene adecuadamente, su bolso no durará mucho.
Teniendo en cuenta que una maleta de cuero se usa a diario, probablemente necesitará una atención diaria. Evite derramar cualquier tipo de líquido en su maleta. Si derramas algo sobre él, tendrás que actuar muy rápido, secándolo con un paño suave y seco o con una toalla de papel. Luego, permita que la bolsa afectada reciba aire.

Si por el contrario tu maleta llueve y se empapa, en cuanto puedas, vacíala y deja la maleta abierta sobre una mesa, boca abajo y seca la mayor cantidad de humedad que puedas con toallas de papel. Llena la maleta con periódicos para que se absorba la humedad. Recuerda no volver a utilizar la bolsa hasta que esté completamente seca.

Al menos una vez a la semana debes limpiar el exterior de tu bolso para eliminar el polvo y la suciedad. Aprovecha para limpiar el interior con un paño húmedo una vez al mes, recordando dejar que entre aire a la maleta para que se seque.

Otro cuidado que se debe tener con las bolsas de cuero es su empaque, que debe hacerse anualmente. Una vez que haya limpiado su bolso y se haya secado por completo, aplique un suavizante de telas de calidad con una esponja o un paño suave. Debes aplicarlo a toda la maleta antes de limpiar con otro paño suave y limpio. Finalmente, si es posible, aplique un producto específico para preservar la maleta de la humedad.

Antes de guardar, aunque sea por poco tiempo, tu bolso, si lo haces sin que esté bien seco, el moho se asentará, de eso puedes estar seguro. Para hacer frente a estas situaciones, mezcle alcohol y agua en un vaso. Limpiar la zona afectada por el moho y luego pasar un paño humedecido con agua dulce. Luego deja tu maleta abierta para que se seque bien.

Cualquiera que sea la aplicación que aplique a su bolsa, ya sea una mezcla de agua tibia y jabón suave, una mezcla de detergente y vinagre o vaselina líquida pura, siempre debe tener cuidado de que después del procedimiento de limpieza, deje que la bolsa se seque por completo. Evitar no solo la aparición de moho, sino como forma de mantener el material en cuestión, el cuero.

Entradas relacionadas

Deja un comentario