¡Adiós al moho y al polvo! Ver consejos sobre cómo limpiar libros

Una persona está sentada leyendo un libro.

Es habitual en casi todos los hogares tener ese espacio reservado para guardar libros, ya sea en una estantería o incluso en un rincón que acaba convirtiéndolos en un adorno del ambiente. Por lo tanto, saber cómo limpiar los libros es fundamental para garantizar la longevidad del material y evitar otros problemas.

Entre las más habituales se encuentran precisamente las provocadas por la exposición. Después de todo, las obras pueden terminar acumulando polvo, expuestas a moho y humedad y teniendo mal olor. Tales factores conducen a la degradación del material.

Fue con esto en mente que separamos consejos sobre cómo limpiar los libros, nuevos o viejos, y qué hacer para mantenerlos siempre preservados. Sigue a continuación.

1. Paso a paso sobre cómo limpiar libros antiguos

Con el tiempo, los libros, y especialmente las hojas, adquieren un tono amarillento. Esto sucede, debido a la incidencia de factores externos, como la luz natural y artificial del entorno.

Entonces, para quitar el aspecto amarillento del libro sin dañarlo, use papel de lija. El más adecuado para el servicio es el de madera. Sin embargo, si no la tienes, puedes usar tu uña en esta guía paso a paso sobre cómo limpiar libros viejos.

Aquí se explica cómo limpiar las páginas de un libro:

  • pase el objeto con mucho cuidado sobre todas las partes manchadas del trabajo;
  • mientras lija, sostenga la copia firmemente por los bordes, esto evitará que las páginas se abran durante la limpieza.
  • este método es eficaz, pero cuanto menos amarillo sea el libro, mejor será el resultado.

Complete el proceso limpiando la cubierta. Para ello, puedes utilizar un paño húmedo con unas gotas de detergente neutro o limpiadores multiusos sin cloro. Recuerde secar completamente antes de devolver el libro a los estantes.

2.Cómo quitar el olor a humedad de los libros

El olor a humedad puede ser un problema grave, especialmente para las personas alérgicas. Aquí hay algunas opciones para acabar con el olor y el moho.

Toma los libros para tomar el sol.

En primer lugar, debe saber que la razón del olor a humedad de las páginas de los libros es la humedad. Entonces, para eliminar este problema, comience por dejar las copias al sol con las páginas abiertas durante cinco minutos.

El alcohol en gel puede ser un aliado para limpiezas más profundas

Sobre un paño de microfibra, esparce un poco de alcohol en gel. Luego, desliza con cuidado las tapas y páginas de los libros para eliminar los ácaros.

Ah, nunca empape el material y pruebe en un área separada para verificar si el producto no causará manchas.

Al final de este paso, deja los libros bien abiertos y secos al sol. Sigue esta rutina de cómo quitar el olor a moho de los libros y limpiar al menos una vez al año.

vinagre de alcohol blanco

También se puede utilizar vinagre de alcohol blanco. Para ello, aplica un poco del producto sobre un paño suave. Luego, corra todo el largo del libro con olor a humedad o manchas de moho.

Una sala de estar de estilo vintage llena de libros.  La librería está hecha de tablones de madera brillantes sostenidos por bloques de construcción de color naranja.

3. Los libros nuevos también necesitan ser desinfectados

¿Quién no está feliz de comprar un libro nuevo, verdad? A veces, con la ilusión y para no estropear los ejemplares, acabamos dejándolos en la bolsa de plástico. ¡Pero cualquiera que piense que esto preserva la obra se equivoca! Esta costumbre puede hacer que los libros se vuelvan amarillos.

Por lo tanto, lo mejor es quitar la protección plástica y adoptar estas técnicas de limpieza:

Rutina de limpieza diaria

Para libros nuevos y viejos, use una franela seca para desempolvar el interior y el exterior de los libros.

Para la funda, puede ser interesante recurrir a limpiadores multiusos. Entonces, humedezca un paño limpio con el producto y extiéndalo. Retire el exceso con un paño seco antes de guardar la copia.

Limpieza detallada

Para mantener los libros nuevos aún mejor, use un cepillo suave para quitar el polvo de los bordes. De esta forma, pásala entre las costuras de las páginas y en rincones de difícil acceso.

Realice este procedimiento con todas las muestras cada vez que observe una mayor acumulación de polvo.

4. Cómo limpiar los estantes

La limpieza frecuente de tu estantería o del espacio que utilizas para guardarlos es fundamental.

Una joven arregla libros en el estante.

Principalmente, esta limpieza debe realizarse semanalmente para evitar la acumulación de polvo y residuos. No obstante, si lo prefieres, puedes hacerlo mensualmente. Sin embargo, el proceso será más laborioso. De cualquier manera, incluya la tarea en su programa de limpieza.

Vea cómo limpiar estanterías y estantes a continuación:

  • comience eliminando todas las copias del sitio;
  • use una aspiradora para eliminar el exceso de polvo y ácaros de los muebles;
  • luego, pasar un paño húmedo con un poco de detergente neutro por toda la zona;
  • si hay olor a humedad o moho, poner unas gotas de vinagre de alcohol blanco en el paño y repetir el proceso;
  • espere a que los estantes y nichos estén completamente secos antes de devolver los libros a su ubicación original.

5. ¡Libros siempre bien cuidados!

Después de aprender a limpiar los libros y también la estantería, hemos separado algunos consejos extra para que siempre tengas ejemplares en buen estado.

  • Nunca apile los libros uno encima del otro. Manténgalos siempre alineados verticalmente;
  • guarde los libros en lugares con buena ventilación y no los deje expuestos a la luz solar ininterrumpida. Esto puede causar un amarillamiento temprano de las manchas;
  • Ojo con el uso de marcapáginas metálicos, amarillean el papel. Lo ideal es utilizar las que son de papel;
  • evite leer mientras come para no manchar los libros con una mano grasosa. La suciedad puede dañar el papel. Así que, antes de leer, lávate y sécate muy bien las manos.

¿Te gustaron los consejos? ¡Ahora ya sabes cómo mantener tus libros siempre limpios y libres de malos olores y moho! Síguelos y conserva las buenas historias presentes en tu biblioteca durante mucho tiempo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario