Cómo guardar la ropa de invierno: consejos para organizar las piezas y ahorrar espacio

Una silla de comedor está en el dormitorio con varias prendas de abrigo dobladas sobre ella.  La silla está hecha de madera y es de color marrón.

El verano está aquí y es hora de darle un merecido descanso a los pesados ​​abrigos y jerséis. Llegados a este punto, es fundamental saber guardar la ropa de invierno de forma práctica y funcional para ahorrar espacio y conservar las prendas para la próxima temporada.

Para ayudar, trajimos consejos sobre cómo almacenar abrigos y cosas por el estilo y también evitar el moho y otros problemas no deseados.

¿Cómo guardar la ropa de invierno y ahorrar espacio?

La organización es la clave para dejar tus prendas de invierno bien guardadas, listas para la próxima ola de frío. Para ello, respeta el tamaño e incluso el peso de las prendas a la hora de guardarlas.

Dar preferencia a guardar abrigos grandes y pesados ​​en perchas. Las blusas de manga larga, los suéteres, las sudaderas con capucha y los conjuntos de invierno se pueden doblar y organizar en cajones, estantes o en la base del armario.

Recuerde también lavar siempre las piezas antes de guardarlas. Así evitas el mal olor en tu armario y te aseguras de que estén listos cuando vuelva el frío.

Un armario con varios abrigos de invierno colgados en perchas.

Accesorios y consejos de almacenamiento

Para mantener todo en su sitio, una buena sugerencia es apostar por cajas organizadoras. Pueden estar dentro de los armarios o incluso encima del armario o debajo de la cama. Busque cajas herméticas y resistentes al polvo.

Otra salida es utilizar la cómoda de la cama para guardar la ropa de invierno. Aprovecha el compartimento para guardar las mantas más pesadas y algunos abrigos que no se arrugan con facilidad.

Además, las cajas también se pueden usar en el cofre. Ponles botas y botas de agua. De esa forma proteges tus zapatos y los mantienes alejados del contacto directo con otras prendas de vestir.

Para obtener más consejos para ahorrar espacio, ¡revise nuestro contenido! Ya hemos hablado de cómo organizar un dormitorio pequeño y cómo disponer todo en el armario.

Cómo guardar la ropa de invierno y prevenir el moho

A la hora de ponerte la ropa de invierno para ‘descansar’, es importante tener cierto cuidado para evitar la aparición de moho y hongos. Aquí hay algunas prácticas esenciales para mantenerse alejado de este problema:

Evitar lugares muy calurosos

Si tu armario está contra una pared que recibe luz solar directa y hace mucho calor, puede ser una mala idea meter toda tu ropa de invierno y mantenerlo cerrado en todo momento. El ambiente será propicio para la proliferación de hongos y la aparición de moho.

Si es posible, evite guardar abrigos pesados ​​en este compartimento. Si no tienes otra opción, recuerda ventilar el lugar, manteniendo la puerta del mueble abierta algunas horas al día.

Cuidado con las bolsas de plástico para la ropa

Cuando recibimos ropa de la lavandería envasada en bolsas de plástico, lo ideal es sacarlas de esta protección. Tan funcional como puede parecer (y lo es, pero solo por períodos cortos), almacenarlo de esta manera en su guardarropa puede ser un gran paso para que el moho y los hongos se apoderen de la tela por completo. Las bolsas hacen que el ambiente esté mal ventilado.

Preferir protecciones con fundas de TNT, normalmente utilizadas para guardar trajes y americanas más pesadas y formales. Este tipo de material ofrece protección pero no sofoca la ropa como el plástico.

Cuidado con la humedad

Para colmo, la humedad también es un enemigo. Por eso, si quieres saber cómo guardar la ropa de invierno y evitar el moho, siempre es mejor esperar a que las prendas se sequen por completo antes de guardarlas en el armario, en cajas o en la cómoda de la cama.

Todo guardado en su sitio, ¡ahora toca disfrutar del verano! Ah, pero ten uno o dos abrigos a mano cuando guardes tu ropa de invierno. Nunca se sabe cuándo puede llegar un frente frío inesperado.

Entradas relacionadas

Deja un comentario