Compostador casero: cómo hacer el tuyo y cuidar mejor el planeta

Hombres jóvenes poniendo desechos en un contenedor de compost.

¿Alguna vez has pensado en tener un compostador en casa? La práctica del compostaje se ha vuelto cada vez más común en casas e incluso apartamentos.

Para ayudarte, hemos preparado un manual práctico sobre cómo montar el tuyo y responder a las principales dudas sobre el tema. Compruébalo a continuación y sigue los consejos para tener tu compostador casero.

¿Cuál es el propósito del compostaje?

El compostaje doméstico es una forma de absorber parte de los residuos orgánicos domésticos. El proceso funciona a base de vermicompostaje, es decir, las lombrices se comen los restos de comida y colaboran en su descomposición.

Beneficios para tu hogar y el planeta

Tener una compostera casera es el primer paso para reducir los residuos orgánicos. ¡De esta manera, los sistemas de limpieza de la ciudad estarán menos sobrecargados y todavía tenemos una excelente manera de reciclar los desechos y tener más sostenibilidad en el hogar!

Además, si tienes un hermoso jardín en casa, ¡es probable que se vea aún más hermoso! Su compostador casero producirá fertilizante natural, que puede nutrir su jardín y plantas en macetas, ayudando a fertilizar la tierra.

Materiales necesarios para hacer tu compost en casa

¡Cualquiera que piense que se necesita mucha tecnología o gastar una fortuna para construir un contenedor de compost casero está equivocado!

Prueba de ello son las recomendaciones materiales que nos indica Bruno Yamanaka, Analista de Metodología y Contenidos del Instituto Akatu, (organización sin ánimo de lucro que trabaja para concienciar sobre el consumo consciente). La institución aplica metodologías y proyectos sostenibles a través de la educación y la comunicación.

Si ya has buscado “compostador casero cómo hacerlo”, echa un vistazo a lo básico para montar el tuyo, según la profesional:

  • cajas y tapa (las más habituales son de plástico o de madera sin tratar);
  • taladro;
  • materia seca (hojas secas, aserrín);
  • lombrices de tierra (opcional).

“Entre estos materiales, es posible reutilizar cajas de plástico o de madera que pueden estar en casa, sin usar. Además, las hojas secas de los jardines también sirven como materia seca”, explica Bruno.

“Otros materiales opcionales, como un grifo para sacar los purines, o mamparas de nailon que sirvan de protección, se pueden comprar o reutilizar, si sobran en casa”, añade.

Compostador doméstico: cómo hacerlo en la práctica

Ahora que conoce los materiales básicos para armar su compostera casera, conozcamos cada paso del proceso y lo que se debe hacer. Una vez más, Bruno es quien enseña el paso a paso:

el arte muestra el paso a paso para hacer un contenedor de compost casero

Los pasos del proceso

Nuestro manual sobre cómo montar un compostador en casa consta de siete pasos. Ver los detalles:

1. Utiliza cajas del tamaño adecuado

Compra tres cajas de plástico. Deben tener una altura de 30/40/15 cm para casas de hasta dos personas. Para casas de hasta cinco personas, necesitarás comprar cajas de 45/60/30 cm de altura. Si tiene más personas en casa, se recomienda tener más de un contenedor de compost.

2. Perforar las cajas para que los gusanos “caminan”

Ahora use un taladro para hacer pequeños agujeros en las dos cajas superiores. Los agujeros deben ser, en promedio, de medio centímetro. Es a través de esta abertura que las lombrices “caminarán” entre un contenedor y otro y el fertilizante líquido caerá en la caja final.

3. Agregue lombrices y tierra al compost

Después de eso, pon unos 500 gramos de tierra y lombrices en una de las cajas perforadas. A continuación, añade los restos de comida húmeda y las hojas secas o serrín, que deben taparlos.

Bruno recuerda que siempre es necesario mantener una proporción de dos a uno entre comida y lombrices. También advierte que cuanto más triturado esté el material, más rápido se descompondrá y generará humus.

4. Apila las cajas en el orden correcto

Siguiendo con el montaje de la compostera doméstica, llega el momento de apilar las cajas. El primero -y que estará debajo de todos ellos- es el que no tiene agujeros y debe estar vacío. Servirá para almacenar el abono líquido, que se podrá colocar en las plantas cada 10 días.

La caja que estará en el medio también debe estar vacía, pero se puede usar cuando la primera esté llena de material (esto lo explicamos a continuación).

Es en la caja superior donde se debe agregar el alimento para descomposición.

5. Invierte la posición de las cajas cuando sea necesario

Cuando la caja superior está a su máxima capacidad, la posición se invierte con la del medio. No te preocupes por los gusanos, ya que pasarán por los agujeritos entre una caja y otra y seguirán descomponiendo los restos de comida. Una vez hecho esto, siga agregando desechos orgánicos compostables en la primera caja.

6. ¡Revuelve tu compost!

El profesional recuerda que siempre es necesario remover el compost al agregar nuevos residuos. Eso es porque el movimiento genera una oxigenación que ayuda a la acción de los microorganismos y evita que aparezca el mal olor.

Además, el compost agregado siempre debe estar ligeramente húmedo. Cuando esté muy seco, basta con poner un poco de agua junto con el material.

7. ¡Disfruta del fertilizante listo para usar!

¡Después de 50 días, el fertilizante estará listo! Para saber si funcionó, verifique el color del extracto. Suele tener un color oscuro, asemejándose a una tierra negra. Además, el volumen debe haberse reducido en al menos un 50%.

“Es importante recordar que, si no es posible construir un compostador doméstico desde cero, es posible comprar uno ya listo, de marcas especializadas que venden diferentes modelos, según las necesidades de la residencia”, señala Bruno .

Cuidado básico del compost casero

Una mujer poniendo lechuga y cáscaras de huevo en un contenedor de compost.

Bien, tu contenedor de compost casero está listo. No obstante, es necesario seguir unos cuidados básicos, que van desde dónde dejarlo hasta qué comida poner, para que siga funcionando a todo vapor. Compruébalo a continuación:

¿Dónde debería estar el contenedor de compost?

El compostador doméstico debe ser “instalado” en un lugar protegido de la luz solar, la humedad y la lluvia. Además, es importante que sea un lugar con buena ventilación y, preferiblemente, abierto.

Buenos ejemplos de lugares para tener tu compostera son: en un área cubierta de tu patio trasero, en el jardín o en el balcón del apartamento.

¿Qué se puede poner en el contenedor de compost?

El compostador doméstico acepta verduras, frutas, granos, filtros de café usados ​​y molidos, semillas y legumbres. También se pueden agregar servilletas de papel usadas, hierbas y flores, pero en pequeñas cantidades.

¿Qué alimentos no se deben colocar?

Por otro lado, es importante no exagerar con los alimentos cítricos, ya que pueden traer mal olor a la compostera de su casa.

Además, la carne y los desechos humanos o animales nunca deben convertirse en compost. Lo mismo ocurre con los alimentos muy húmedos o mojados, como aceites, grasas y líquidos en general.

¿Cómo depositar los residuos en el compostador?

Los alimentos siempre deben estar cubiertos con aserrín. Esto evita el mal olor. De esta forma, al colocar nuevos residuos, hacer montones. De esa manera, se necesitará menos material seco para cubrirlos.

¿Te gustó? Así que ponte manos a la obra y configura tu compostador doméstico. ¡Tus plantas y el planeta te lo agradecerán!

Continúa aquí y sigue más consejos y manuales como este. ¡Disfrútalo y sigue nuestra página de Instagram! ¡Allí encontrarás consejos rápidos que ayudan en el día a día de tu hogar y que puedes seguir cada vez que sale contenido nuevo aquí!

¡Esperamos verte la próxima vez!

Entradas relacionadas

Deja un comentario