Lejía sin cloro: todo lo que debes saber sobre este producto

Una persona está mezclando lejía en polvo con detergente en polvo en la lavadora.

¿Sabes cómo usar lejía sin cloro al lavar la ropa? Es un excelente aliado para eliminar manchas, suciedad y olores más persistentes, además de mantener el color y la calidad de las piezas.

Sin embargo, aunque muchas personas conocen el producto, algunas todavía tienen miedo porque no saben cuándo y cómo usar lejía sin cloro, cuál es su función en la vida cotidiana y los beneficios para la ropa.

Te ayudaremos respondiendo a todas estas preguntas. ¡Ven con nosotros!

¿Qué significa blanqueador sin cloro?

Primero, ¿qué tal entender el significado detrás del nombre de la lejía? Proviene del verbo “blanquear” y significa que se hace para dejar algo más limpio o más blanco. En el caso del lavado de ropa, se asocia a la eliminación de manchas que no se eliminan solo con agua y jabón.

Menos abrasivo que la versión clorada, el blanqueador sin cloro libera partículas de peróxido de hidrógeno en la ropa. Son responsables de la eliminación eficaz de las manchas. Con esto, el producto preserva el tejido, mantiene más vivo el color de las piezas y deja la ropa limpia y sin olores.

El producto se puede encontrar tanto en forma líquida como en polvo. Por eso, puedes optar por la versión más práctica para tu rutina de cuidado de la ropa. Simplemente siga las recomendaciones de cantidad y uso en la etiqueta para que las piezas se limpien de manera efectiva.

¿Cuándo usar un blanqueador con cloro y uno sin cloro?

La función principal de la lejía sin cloro es eliminar las manchas que suelen impregnarse en la ropa de color, a diferencia de la lejía con cloro, que está hecha exclusivamente para lavar ropa blanca, dejándola aún más clara y sin residuos de suciedad.

Utilizando lejía sin cloro en ropa de color, podrás eliminar sin esfuerzo cualquier tipo de mancha como: marcas de grasa, restos de desodorante, salpicaduras de café o vino, entre otras.

Una diferencia más entre las dos versiones es que la lejía con cloro sigue siendo un gran aliado en la limpieza de la casa, especialmente del baño. Es un producto que consigue eliminar gérmenes y bacterias de forma rápida y práctica.

¿Cómo usar cada tipo de decolorante?

En primer lugar, le recomendamos que lea las instrucciones de la etiqueta para saber la cantidad exacta de aplicación. Es importante no excederse para no dañar las piezas. Las exageraciones también pueden comprometer el resultado.

Una mujer está lavando una prenda rosa en un lavabo.

Ahora, aprende a usar lejía sin cloro y con cloro:

blanqueador sin cloro

En un bol, mezclar un tapón por cada litro de agua. Deje las piezas coloreadas en remojo y espere unos 15 minutos. Luego, enjuague la ropa con agua corriente, escúrrala bien y colóquela en la lavadora como de costumbre.

Otra forma de usarlo es incluirlo directamente en el lavado, junto con jabón en polvo o líquido y suavizante. Para ello, asegúrate de que existe un compartimento específico en tu máquina donde debes añadir el producto.

blanqueador de cloro

Para tu ropa blanca, haz una mezcla de 5 litros de agua y 50 ml de lejía. Remojar las piezas y esperar 30 minutos para que actúe.

Después de 15 minutos, frota las piezas suavemente para ayudar a eliminar las manchas. Enjuague bien y escurra cada pieza. Termina poniendo la ropa en la lavadora con jabón y suavizante y sécala a la sombra.

¿Cuáles son las precauciones al usar lejía?

El primer cuidado que debes tener al usar lejía sin cloro es ponerte guantes para protegerte de posibles alergias e irritaciones, de hecho, ponte guantes siempre que apliques cualquier producto para limpiar la casa.

Aunque la lejía sin cloro tiene una formulación más suave, se recomienda que, después del lavado, pongas tu ropa a secar a la sombra y en un lugar fresco. La luz solar intensa puede provocar nuevas manchas no deseadas en las piezas e incluso dañar el tejido.

Otra situación a evitar es mezclar la lejía con algún producto de limpieza, ya que esto puede terminar dañando la tela, provocando manchas más profundas y permanentes, y aun así traer riesgos para la salud. Es decir, las piezas deben estar en remojo en agua y lejía sin cloro, sin añadir nuevos químicos.

Para finalizar el cuidado, evita usar cualquier tipo de lejía cuando laves tejidos más delicados, como lana, seda, viscosa, croché, punto y piezas con pedrería. En cualquier caso, lee siempre la etiqueta de la ropa para saber exactamente cómo lavar correctamente cada prenda.

¿Necesitas quitar manchas de otras telas de la casa? saber cómo lavar las toallas de baño y cómo lavar la ropa de cama para mantener la ropa limpia, suave y perfumada por más tiempo.

También enseñamos formas prácticas sobre cómo eliminar el olor a sudor de la ropa y cómo lavar las bragas de la manera correcta en solo unos pocos pasos y con productos cotidianos.

¿Ves lo sencillo que es quitar cualquier mancha de la ropa con lejía sin cloro? Nada como abrir los armarios y encontrar ropa limpia, lista para usar. ¡Hasta la próxima!

Entradas relacionadas

Deja un comentario