¡Piso limpio de nuevo! Aprende a limpiar cerámica sucia

Una persona está limpiando un suelo de baldosas con un trapeador.

La cerámica aporta un toque de calidez y elegancia a los hogares. Sin embargo, saber limpiar cerámica sucia es una tarea que genera dudas en quienes dejan llegar el material en estas condiciones. Sin embargo, aunque es un poco más difícil que una limpieza ligera, ¡esta no es una misión imposible!

Hoy el Cada casa un caso trae un completo tutorial sobre cómo limpiar la cerámica sucia y cómo cuidar este tipo de piso en el día a día. Sigue a continuación.

Después de todo, ¿cuál es el mejor producto para limpiar suelos de baldosas sucios?

En realidad, no existe un único producto para limpiar la cerámica sucia, sino algunos que pueden ayudar en el proceso y que deben utilizarse correctamente.

Consulta la lista de los principales materiales para afrontar esta tarea sin meterte en líos:

  • cepillo de limpieza;
  • fregona/fregona/escobilla de goma con paño;
  • paños secos y limpios;
  • limpiador multiuso;
  • balde con agua;
  • jabón en polvo;
  • Agua sanitaria;
  • producto para limpiar cerámica;
  • guantes de limpieza;
  • zapatos o botas bien cerrados.

¿Cómo limpiar cerámica sin mancharse?

Ahora que sabes qué productos pueden ayudarte, veamos cómo usarlos en la práctica y sin causar manchas en el revestimiento:

limpieza previa

El primer paso de los consejos sobre cómo limpiar la cerámica sucia es hacer una limpieza sencilla del lugar. Y esta limpieza inicial se puede realizar con un limpiador multiusos, que ayudará a eliminar la suciedad y los residuos más aparentes. Ver los detalles:

  • aplicar el limpiador multiusos directamente sobre el piso;
  • déjalo actuar unos minutos y frota con una fregona o fregona;
  • Finalmente, seque con un paño seco.

Limpieza detallada

Si la limpieza anterior no es suficiente para eliminar manchas y marcas de mugre en todas las áreas, invierta en una limpieza más detallada. Siga estos pasos sobre cómo limpiar la cerámica sucia o manchada:

  • mezcle un poco de detergente en el agua dentro del balde;
  • luego usa el trapeador para esparcirlo por todo el piso;
  • Deje reposar durante unos minutos;
  • luego frote las áreas con manchas y lechadas con el cepillo de limpieza;
  • finalmente, pasar la fregona una vez más y secar con un paño seco.

Cómo usar un producto que limpia cerámica

Ya puedes encontrar en el mercado productos para la limpieza de cerámica. La forma de uso puede variar según la marca, pero, en general, la aplicación debe hacerse de esta manera:

  • agitar bien el producto antes de su uso;
  • luego, siga las recomendaciones de dilución indicadas en el paquete;
  • pruebe en un área separada y oculta del piso para verificar que no haya reacciones no deseadas al material;
  • luego aplicar el producto diluido en agua con la ayuda de la fregona, haciendo mucha espuma;
  • mantener la espuma actuando durante unos minutos;
  • Finalmente, enjuague con agua y seque con un paño limpio.

Atención: recuerde usar guantes y botas de limpieza para este tipo de aplicación. También revise siempre la etiqueta y siga estrictamente las pautas del fabricante cuando siga los consejos sobre cómo limpiar la cerámica sucia, manchada o de uso diario.

Una persona está lavando un piso de cerámica.

¿Cómo blanquear el suelo de baldosas?

El blanqueamiento de pisos cerámicos se puede hacer con lejía. Sin embargo, es importante recordar que este es un producto abrasivo y también debe manipularse con el uso de guantes de limpieza.

Aquí se explica cómo limpiar la cerámica sucia y blanquear el piso con lejía:

  • diluya la lejía en la proporción indicada en el paquete;
  • luego, con la ayuda de un paño en la escobilla de goma o mopa, aplícalo por todo el piso;
  • déjalo actuar por 20 minutos;
  • si es necesario, aplicar de nuevo;
  • Finalmente, limpie con un paño húmedo y seque con un paño seco.

Y si la cerámica es blanca, ¿cómo limpiarla?

La cerámica blanca se puede limpiar con la técnica de lejía mencionada anteriormente o con el limpiador de cerámica. Sin embargo, para mantener su conservación, es importante tomar algunas precauciones:

  • nunca aplique productos muy abrasivos directamente sobre el piso (lejía, limpiadores de pisos, etc.);
  • haga por lo menos una limpieza semanal del piso;
  • si es posible, no utilice productos abrasivos con frecuencia. A pesar de la acción blanqueadora, con el tiempo pueden desgastar el material;
  • limpie la lechada con frecuencia;
  • no permita que se acumule polvo y otra suciedad.

¿Te han gustado los consejos sobre cómo limpiar la cerámica sucia? ¡Disfruta y mira también cómo limpiar piso laminado, porcelanato, piso antideslizante y cómo hacer una limpieza de piso completa!

O Cada casa un caso trae consejos diarios que ayudan a descomplicar tu hogar. ¡Esperamos verte la próxima vez!

Entradas relacionadas

Deja un comentario