Productos de limpieza básicos

Hoy en día existen productos de limpieza específicos para cubrir las más variadas necesidades de limpieza en las tareas del hogar.
¿A quién no le gusta tener su casa con un agradable olor a limpio? Pero hay tantos productos disponibles y también con la misma finalidad, que muchas veces acabamos llenando el armario o prescindiendo de estos productos y acabamos sin gastar ni la mitad.

Productos de limpieza básicos

Pero cada vez más ha ido sucediendo que la gente vuelve al pasado, es decir, vuelve a sentir la necesidad o curiosidad por las antiguas formas de limpiar la casa.

En muchos casos, incluso se convierte en una cuestión monetaria, ya que los productos de limpieza actuales pueden, de hecho, ser y son más caros. Y son muchas las situaciones que son las viejas recetas caseras de mezclas de productos básicos que terminan mejorando en la solución de ciertos problemas domésticos con respecto a los productos actuales, impregnados de compuestos orgánicos que terminan provocando irritación en las vías respiratorias y eventualmente dificultad para respirar. un poco más allá del típico efecto irritante.

Productos de limpieza básicos

Los productos típicos utilizados en el pasado para la limpieza, como el vinagre, el bicarbonato de sodio, el aceite y el limón vuelven con fuerza con esta función. No solo facilitan la vida económica, sino que también son respetuosos con el medio ambiente.

En cuanto a los principales productos de limpieza, los más básicos, los más conocidos son el desinfectante para azulejos de baño, la lejía, el detergente, la esponja y la fregona de lana de acero, el alcohol, el producto multiusos y el detergente en polvo.

Muchas amas de casa opinan que para limpiar el agua y el jabón son más que suficientes, y que para quienes quieran conseguir ese olor extra agradable, pueden utilizar un desinfectante con olor floral, por ejemplo.

Lo cierto y en lo que todos coinciden es la lejía como producto más que indispensable, sobre todo en la limpieza del baño. Aquí creo que todas las personas que se ocupan de la limpieza estarán de acuerdo en que la lejía sea un producto imprescindible en el hogar.

Limpiando el baño

En la limpieza del baño lo que más se sugiere y, por supuesto, más económico, es incluso mezclar cloro, detergente y una aponja. Para el resto de la casa, el cloro y el desinfectante son suficientes.

Pero cuando se trata de volver a lo básico, es obvio que cuando tenemos opiniones de expertos, terminamos actuando en consecuencia.

Entonces, en relación al aceite de cocina, es un gran sustituto de los limpiadores de muebles, ya que los aceites vegetales sirven para dar brillo. Si quieres limpiar y pulir muebles de madera, solo agrega dos tazas de té de aceite al jugo de un limón y usa una tela suave para aplicar la mezcla a los muebles.

El zumo de limón es un gran aliado para el trabajo doméstico. En opinión de los expertos, la acidez del limón elimina incluso las manchas de óxido y, mezclado con sal, forma una pasta de las mejores que hay disponibles para la limpieza del hogar. Algunos incluso dicen que reemplaza la lejía y los productos para eliminar el óxido. En caso de que necesite limpiar un objeto con óxido, simplemente frote el jugo de limón sobre el objeto, con la ayuda de un trapeador de lana de acero.

Pero en una cosa todos los expertos están de acuerdo: el vinagre blanco es el campeón de todos los productos naturales utilizados para la limpieza. Reemplaza suavizantes y productos multiusos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario