Las 3 mejores formas de limpiar un estanque

Con el tiempo, es común que los estanques sean infestados por vegetación acuática flotante, emergente e incluso sumergida conocida como macrófitas.

Las plantas Aguapé (Eichhornia Crasispes), Taboa (Typhasp) y Egéria (Egéria Densa) son las más famosas. Estas plantas tienen una importancia ecológica importante, ya que sirven de hábitat para varios organismos, además de promover la depuración de la calidad del agua.

Sin embargo, cuando se trata de vertederos o represas, estas plantas se consideran verdaderas plagas.

Hay varias formas de limpiar una presa. Entre ellos la forma manual, el control químico y la carpa Capim.

A continuación hablaremos un poco de cada método y cuál sería más apropiado para tu tipo de estanque.

Limpieza manual

En primer lugar, asegúrese de que el agua que abastece al lago sea un manantial o si proviene de otro lugar. Si vienes de otro lugar, revisa si en el camino de esta agua hay más de estas macrófitas, ya que regresarán en poco tiempo si no hay manejo, no solo del lago, sino también de sus alrededores.

Para realizar la limpieza manual será necesaria una máquina que realice el servicio de vaciado del depósito. El vertedero tarda unas cuatro horas en vaciarse por completo. Asegúrese de haber transferido todos los peces (si los hay) a otro lago. Una vez vaciado, eliminar los lodos, palos, piedras, tocones, hojas, ramas y plantas de forma manual o con la ayuda de un equipo. Después de limpiar, llene el estanque y vuelva a colocar los peces.

Control químico

El control de las plagas del agua se puede llevar a cabo con algunos productos químicos que se encuentran fácilmente. Pero este método no ha demostrado ser eficaz y deja muchas dudas sobre su impacto en el medio ambiente. Ciertamente, si tu estanque está habitado por peces, no es recomendable utilizar este tipo de método.

Carpas herbívoras

Las carpas capim son peces herbívoros que se alimentan de todo tipo de vegetación. Es el método más eficiente y ecológico que existe. Pero hay que tener mucho cuidado con su superpoblación, para que la solución no acabe convirtiéndose en una nueva plaga. Hay cuatro tipos de carpas: húngara, espejo, cabeza y hierba. Las carpas capim son parte de un grupo de carpas llamadas “carpas chinas” que solo se reproducen en ríos o en cautiverio por inducción hormonal. Pero cuidado: las carpas Capim no se reproducen en estanques, sin embargo, se reproducen las carpas húngaras y de colores.

Esta limpieza lleva básicamente de 2 a 3 meses para controlar la plaga. Esto depende de algunos factores como: número de carpas insertadas y temperatura. Con la temperatura alta, estos peces comienzan a comer más y se vuelven más activos.

Una vez limpias, la carpa se puede sacar del estanque con la ayuda de redes de arrastre o peces depredadores. Los peces como Traíra y Black Bass se utilizan comúnmente para el exterminio de la carpa Capim.

Los capós no se mueven tanto en el fondo como los húngaros, de tal forma que no comprometerá la transparencia del agua. Pero si ocurre, se recomienda la aplicación de un poco de yeso agrícola porque es más seguro para los peces, además de solucionar fácilmente el problema.

Con estos sencillos consejos y técnicas limpiar una presa lo hace extremadamente fácil.

Entradas relacionadas

Deja un comentario