Cómo limpiar el acero inoxidable oxidado

El acero inoxidable es un material que nos acompaña en varios objetos dentro de la casa, ya sean ollas, cuchillos, utensilios de cocina, entre otros. Estos objetos aunque estén realizados con este material también pueden oxidarse, pero no es un problema pues existen una variedad de formas para recuperar el brillo y la vida a todos los objetos oxidados. Si estás buscando la forma de quitarle el óxido al acero inoxidable a través del siguiente post te mostraremos algunos consejos de cómo hacerlo.

¿Cómo quitar pequeñas manchas de oxido en el acero inoxidable?

Existen una variedad de métodos para limpiar en su totalidad los objetos de acero inoxidable, cada método tendrá su efectividad dependiendo de la cantidad de óxido que posea el acero.

Bicarbonato

En caso de que la mancha sea pequeña puedes ayudarte de una cucharada de bicarbonato y 2 tazas de agua, mezclar y con un trapo frotar la mezcla sobre la mancha hasta que haya desaparecido por completo, para finalizar es cuestión de enjuagar con agua y ya estará listo.

Vinagre blanco

Si el objeto es pequeño puedes sumergirlo en un recipiente con vinagre blanco, si es muy grande rociarlo en las zonas oxidadas y dejar actuar por 5 a 10 minutos, luego frotar con un trapo y el óxido debe ir desprendiéndose, puede repetirse este método las veces que sea necesario hasta eliminar por completo el óxido del objeto.

Limpiar el acero oxidado con limón y bicarbonato

Elimina el óxido del acero inoxidable con limón y bicarbonato, es cuestión de crear una pasta de partes iguales de jugo de limón y bicarbonato, luego cubrir el objeto o la mancha de óxido con la pasta y dejarla actuar unos 20 minutos. Transcurrido el tiempo ayúdate de una esponja húmeda y retira la pasta, si el óxido sigue en el objeto deberás repetir el proceso pero dejando actuar por unos 30 minutos, pasado el tiempo frotar con una esponja húmeda y luego secar con un trapo para finalizar.

¿Cómo limpiar manchas grandes de óxido en el acero?

Para hacerlo bastara simplemente tener bicarbonato, agua y un cepillo o esponja, solo deberás humedecer muy bien la zona del óxido y cuando este lo suficientemente húmeda espolvorear en toda la mancha el bicarbonato de sodio.

Dejar reposar unos 30 hasta 60 minutos, pasado el tiempo con ayuda de una esponja o cepillo frotar y restregar muy bien la zona del óxido hasta que desaparezca por completo, luego será necesario aclarar con abundante agua y secar muy bien con ayuda de un paño o trapo.

Como quitar manchas de óxido muy resistentes

En caso que las manchas sean muy resistentes puedes ayudarte de un limpiador que contenga ácido oxálico, siendo este un ingrediente bastante efectivo para retirar las manchas más difíciles.

Localiza las manchas de óxido y rocía el limpiador directamente sobre el óxido, luego dejar reposar 60 segundos o la cantidad de tiempo que indique el limpiador.

Pasado el tiempo con una esponja húmeda o un cepillo de dientes viejos restriega fuertemente la zona hasta lograr desprender por completo el óxido del acero, luego con abundante agua termina de limpiar la zona donde estaba la mancha de óxido y finaliza secando correctamente con ayuda de un paño o trapo.

¿Qué tener en cuenta?

A la hora de limpiar las manchas de óxido es muy importante evitar usar limpiadores abrasivos que puedan terminar dañando todo el objeto, por lo que es importante insistir con los métodos anteriormente mencionados hasta conseguir los resultados esperados.

Si estás pensando en usar el limpiador de ácido oxálico recuerda que no puedes combinarlo con otro producto como el cloro, yodo, entro otros, esto podría generar una solución toxica o peligrosa para quien lo emplee.

Entradas relacionadas

Deja un comentario