Cómo limpiar zinc

LA zinc es un material muy popular para algunos artículos del hogar y su durabilidad es muy buena, principalmente debido a que no sufre corrosión, volviéndose bastante resistente. Tampoco se oxida y evita varios otros dolores de cabeza que los materiales ferrosos suelen presentar con el tiempo.

La limpieza de este material también es bastante simple y solo necesita los materiales y las puntas adecuadas. Quiere saber como limpiar zinc sin tener dolores de cabeza? Vea a continuación cómo hacer que sus piezas de zinc estén siempre hermosas y limpias.

Agua y jabón: métodos prácticos

La forma más práctica de limpiar el zinc es con agua caliente y jabón. Además de ser una limpieza rápida, es muy barata porque todo el mundo tiene estos dos artículos en casa y el jabón, en caso de que necesites comprarlo, no cuesta mucho. Los mezclará en partes iguales y dará como resultado una solución de jabón más acuosa para que la limpieza sea más eficiente.

Luego simplemente sumerja la pieza de zinc en un recipiente con el líquido ya mezclado y déjelo por unos minutos. Luego, simplemente lavar con agua tibia y secar con un paño delicado para evitar rayones. Si necesitas fregar, puedes usar una esponja delicada o un cepillo de dientes viejo, ya que las cerdas ya están blandas.

Importante: ¡use solo jabón neutro!

Productos varios para zinc

Si no tienes o no quieres usar jabón para limpiar, también puedes optar por un producto de limpieza, pero observa la composición. Deben ser ligeramente abrasivos para limpiar la pieza como desee.

Zinc brillante

Si vas a lavar zinc, también hay que pulirlo, ¿no? De esa forma el resultado es mucho mejor y la pieza vuelve a tener esa carita. Después de hacer el proceso indicado anteriormente, tomar un paño ligeramente humedecido con vinagre blanco y pasar por encima de la pieza. Si no tienes vinagre en casa, puedes sustituirlo fácilmente por jugo de limón, pero en este caso agrega un poco de agua para romper la acidez del líquido.

Después de aplicado no lavar inmediatamente. Déjalo unos minutos y luego ponlo en el agua. También se permite remojar estas piezas en una de las mezclas antes mencionadas, pero en este caso controlar el tiempo a menos.

Piezas grandes

Hay partes en las que es imposible aplicar un cepillo o una esponja para quitar la suciedad. La solución siempre será la misma, esa mezcla de agua caliente y jabón que te enseñaron anteriormente. Si tienes un techo de zinc, por ejemplo, puedes usar cepillos, fregonas o cualquier otra pieza de mayor tamaño. Solo se debe tener cuidado con el producto del que están hechos.

Evite todo lo que tenga hierro, acero o cualquier material que dañe y raye el zinc. Esto desgasta completamente tu pieza y la deja envejecida. Sin mencionar que afecta la durabilidad y / o resistencia. Entonces compra un cepillo de cerdas suaves o apto para suelos delicados.

Con solo estos consejos puedes zinc limpio sin dificultades. Haciendo esto al menos una vez al mes (dependiendo del uso de cada uno, por supuesto), ¡siempre tendrás un producto hermoso!

Entradas relacionadas

Deja un comentario